02 Nov 2016

Digitalización Pública

 
De acuerdo a datos aportados en el último encuentro de País Digital, apenas el 44% de los trámites del Estado se encuentran disponibles de manera digital. Y aunque existen importantes avances en esa materia, como los que se presentan en el Ministerio del Medio Ambiente, en el de Cultura, así como en Minería o en lo que se ha llamado Escritorio Empresa y Chileatiende, entre otros proyectos emblemáticos, aún quedan trabas dentro del mismo aparato público que no permiten avanzar con una velocidad mayor en los cambios transformacionales hacia lo digital.
 
Se ha dejado de manifiesto un retraso evidente en todo lo que tiene que ver con trámites notariales, certificados de residencia, las claves para Internet de los bancos, la clave única para el Registro Civil (que aunque ya funciona, se utiliza poco y se debe incentivar su uso, quizás por Ley o Norma) y la petición de horas en los consultorios. Así, urge y se debe seguir enfocando el trabajo en los procesos que más le impacta a la ciudadanía. No estaría mal, por ejemplo, avisar por whatsapp cuando se tiene hora o esté listo un trámite para retirarlo. 
 
Y es que se debe seguir profundizando en poner al ciudadano en el centro de la estrategia digital, con énfasis en el concepto de la multicanalidad de atención, buscando estrategias que permitan que el ciudadano no tenga que moverse de su casa o lugar de trabajo para realizar sus trámites. Lo óptimo será poder llegar a una instancia en la cual el ciudadano pueda, por ejemplo, saber en qué etapa está su trámite o cuándo estará listo y no tener que pasar por oficinas burocráticas donde pidan papel tras papel y tenga que ir y venir una infinidad de veces. El Estado debe modernizarse de una vez y aprovechar el buen uso de las tecnologías actuales para ser mucho más eficientes, con trámites más rápidos y expeditos, lo que sin duda alguna permitirá enfocarse en los problemas de fondo de la ciudadanía.
 
Para lo anterior, aún es necesaria la interoperabilidad de las distintas instituciones. No basta la voluntad política, aquí hay leyes antiguas que no permiten el traspaso de datos entre instituciones, por lo tanto, se vuelve urgente modernizar la legislación. Asimismo, poder integrar más personas a nivel país y entregar igualdad de oportunidades en el ámbito digital. El Estado también debiera aprovechar la alta penetración de los teléfonos inteligentes (smartphones), lo que ha masificado y democratizado el acceso a Internet. En síntesis, nivelar la cancha y ser mucho más productivos, es decir, hacer más con menos.
 
 
Por Álex Lagos González, Gerente Comercial de Tecnova